Print Friendly, PDF & Email

-Comercio local continúa ofreciendo servicios, exponiéndose; la necesidad económica es mayor, justifican.

Alvarado, Ver. – Pese a los exhortos de las autoridades de la Secretaría de Salud de Veracruz para prevenir el contagio de COVID-19, muchos ciudadanos continúan haciendo caso omiso, realizando actividades cotidianas sin el más mínimo cuidado.

Durante este viernes, en la zona de Buena Vista perteneciente al municipio de Alvarado, grupos de gente se congregaron en los restaurantes de ese lugar, se pudo apreciar a los comensales sin el uso de cubre bocas y sin respetar la sana distancia.

Pese a que este municipio se encuentra dentro del semáforo rojo y con un reporte de 172 casos confirmados de COVID-19, 15 defunciones y 28 casos sospechosos hasta este viernes, los ciudadanos no dimensionan la seriedad de la situación. 

Al ser cuestionados sobre la omisión del cubre bocas y la sana distancia, argumentaron que “no pasa nada”; dentro del grupo de comensales se pudo apreciar a niños y personas de la tercera edad, ambos pertenecientes a la población vulnerable ante el Coronavirus.

Los prestadores de servicio, que sí portaban mascarillas e hicieron uso de gel antibacterial, justificaron continuar ofreciendo el servicio pues las necesidades económicas tienen que ser cubiertas y su negocio es la única fuente de ingresos.

Lamentaron que pese a intentar implementar las medidas sanitarias, muchos clientes lo tomen a la ligera, pero se ven obligados a ofrecer el servicio.

“Nosotros tratamos de ofrecer el servicio apegados a las recomendaciones de salud, pero lamentablemente la gente que viene, muchos de aquí de la cabecera o algunas personas que pasan por la carretera, no tienen cuidado, no les importa o no creen en esta enfermedad, sí, no exponemos, pero es un riesgo que tenemos que tomar porque también tenemos familias que mantener”, explicó Clementina Vázquez Sosa, restaurantera.

Lamentó que los prestadores de servicio de esa zona (Buena Vista) no fueran censados y tomados en cuenta para ser beneficiados con los programas federales de crédito a la palabra, por lo que argumentó, no puede darse el lujo de negar el servicio que le da de comer a ella y su familia. 

¡ Comparte !