Print Friendly, PDF & Email
  • Barrio de San Juan, Casa Blanca, Puente Moisés, San Martín y Piedra de Agua, las dañadas
  • Alcalde urgió a las autoridades emitir declaratoria de desastre, problema data de hace dos años
  • Cambio de Gobierno impidió dar seguimiento a problemática provocada por el Libramiento Perote-Xalapa

    El alcalde de Jilotepec, Sergio Fernández Lara, informó que cinco comunidades y más de cien familias se vieron afectadas por el aguacero registrado la tarde de este sábado.
    Entrevistado, el edil abundó que se reportaron 80 viviendas anegadas en el Barrio de San Juan, 4 en Casa Blanca, 4 en Puente Moisés, 7 en San Martín y alrededor de 8 en Piedra de Agua, así como un socavamiento en un puente y en una carretera que conecta al municipio de Naolinco y Jilotepec.
    Sin embargo, el edil admitió que la comunidad mayormente afectada fue el Barrio de San Juan, donde las familias se quedaron sólo con la ropa que llevaban puesta al momento del desastre, pues perdieron electrodomésticos y todo al interior de sus viviendas.
    “Desde ayer que inició el agua nos movimos con personal de Protección Civil Municipal para atender la emergencia, es un río de respuesta rápida y en 25 minutos en algunas secciones el agua subió hasta dos metros, y a partir de eso se inundaron las viviendas. En Barrio de San Juan 80 familias perdieron todo, electrodomésticos, ropa, la gente se queda con lo que tiene puesto”, detalló.
    Por ello, urgió a que las autoridades emitan una declaratoria de desastre y no de emergencia, pues la primera no abona en nada a la problemática que data desde hace dos años, luego de la creación del Libramiento Perote-Xalapa.
    “Esperamos se convoque lo más rápido a una mesa de trabajo, la vez pasada solo hubo declaratoria de emergencia y eso no abona mucho, necesitamos la declaratoria de desastre para que la infraestructura ayude a no tener estos problemas”, comentó.
    Y es que el alcalde lamentó que desde el 2018 cuando el municipio sufrió una primera anegación, “se alzó la mano” para alertar a las instancias correspondientes estatales y federales que se debía llevar a cabo una obra para evitar esta situación, no obstante, hubo cambio de gobiernos y ya no se le dio seguimiento.
    “En el 2018 hubo un cambio en el gobierno y lo entendemos, pero se le tenía que dar seguimiento, estuvimos insistiendo en que se actuara, en aquel entonces CONAGUA y CAEV decían que no les correspondía, viene el cambio y ya no hubo seguimiento. Se les ha hecho el exhorto, pues ya se veía venir esta situación, tenemos todo documentado, y estas son las consecuencias”, señaló.
    Expuso que esta vez se recibió apoyo inmediato por parte de Protección Civil del Estado, Guardia Nacional, Fuerza Civil y el Ejército Mexicano; sin embargo, la molestia de los habitantes es mucha porque luego de dos años, vuelven a perder todo su patrimonio.
    “Ayer vino personal de CONAGUA Y CAEV hicieron una revisión de taponamiento, a tomar solo el reporte, no saben competencia de quien es atender el tema. Mañana al parecer habrá una mesa de trabajo espero se nos convoque, que mostremos las afectaciones y se llegue a un acuerdo, el pronóstico de lluvia es fuerte. Y si los pobladores quieren tomar medidas más fuertes, eso no puedo contenerlo”, concluyó.

¡ Comparte !