El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció el viernes que prohibirá a la red social TikTok en Estados Unidos, luego que las autoridades del país se mostraran preocupadas de que esa plataforma fuera utilizada por la inteligencia de China.

El gobierno de Trump considera que la popular aplicación de videos cortos -se estima que cuenta con 1.000 millones de usuarios- puede ser usada como una herramienta de espionaje por Beijing, algo que Bytedance, la empresa propietaria de la aplicación, niega.

En declaraciones a los periodistas en el avión presidencial Air Force One, Trump dijo: “En lo que respecta a TikTok, lo vamos a prohibir en Estados Unidos.”

El anuncio tiene lugar la misma semana en que Trump recibió una actualización sobre los riesgos para la seguridad nacional que representa la red social. La presentación estuvo a cargo del Comité de Inversión Extranjera en Estados Unidos (CFIUS, en inglés), un panel presidido por el Tesoro que se ocupa de las empresas y adquisiciones que afectan este asunto.

Las preocupaciones al respecto trascienden la polarización política en Estados Unidos. El jueves, dos senadores -uno Demócrata y otro Republicano- pidieron por su parte al departamento de Justicia (DOJ) que llevara a cabo una investigación similar a la del CFIUS, en la que también incluyeron a la plataforma de videollamadas Zoom.

“Creemos que es imperativo que el DOJ investigue y determine si las relaciones comerciales, las prácticas de manejo de datos y las conexiones operativas con China de Zoom y TikTok representan un riesgo para los estadounidenses”, escribieron Richard Blumenthal (Demócrata – Connecticut) y Josh Hawley (Republicano – Misuri).

Los legisladores dijeron a su vez que las compañías buscan relativizar la magnitud de sus lazos con China. “Con base en numerosos informes, estamos extremadamente preocupados de que Zoom y TikTok hayan revelado información privada sobre los estadounidenses a la (República Popular de China) y hayan participado en la censura en nombre del gobierno chino”, dijeron en la carta al Fiscal General Adjunto John Demers.

En paralelo, otro proyecto de ley busca hacer ilegal que los empleados federales usen la aplicación en dispositivos del gobierno.

¡ Comparte !