Print Friendly, PDF & Email
Viernes 23 de octubre de 2020. Después de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) confirmó el criterio respecto de las reglas para que las nuevas plantas privadas de energía renovable se conecten al sistema eléctrico nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador anticipó una reforma constitucional para que prevalezca el dominio de la nación sobre los recursos naturales y se defienda el interés público, en caso de que no haya otra instancia que lo haga.

Sostuvo que se respetarán todos los procedimientos legales y se revisarán ordenamientos, porque se abusó mucho, tras el anuncio de Iberdrola de no invertir en México hasta que no se tengan reglas claras. Subrayó que el interés del pueblo debe estar por encima de intereses personales o de grupo, por legítimos que sean. Somos distintos, ya no queremos la política neoliberal. Desde luego no vamos a actuar con medidas autoritarias, siempre será en el marco de la legalidad, no somos como ellos.

Insistió en que durante el periodo neoliberal el propósito de la política económica era dejar el mercado de los energéticos al sector privado, tanto nacional como extranjero, y esto implicaba socavar, acabar con Pemex y la Comisión Federal de Electricidad, incluso con la llamada reforma energética.

Subrayó que su gobierno ahora rescata a esas empresas con un cambio de política que no gusta a quienes obtuvieron jugosos negocios anteriormente y por eso “tenemos protestas.

Llegó a tanto la asociación entre particulares y funcionarios, que en Iberdrola trabajan quienes eran funcionarios cuando se les entregaron contratos, agregó. Citó a Georgina Kessel, ex secretaria de Energía, y recordó, en el extremo del descaro, el ex presidente (Felipe) Calderón fue nombrado consejero de Iberdrola.

López Obrador afirmó que no cederá porque se defiende el interés general y de la nación. El gobierno no es un comité al servicio de grupos privados, particulares, de corporaciones de bancos, empresas. El gobierno está al servicio del pueblo.

En este contexto resaltó la condena que el papa Francisco hizo al neoliberalismo. “En su concepción religiosa dice que esa política es ‘contraria al Evangelio’, porque es lucro, no considera fundamental pensar en los demás, porque hace a un lado el amor al prójimo”.

Insistió en que en México “antes no había estado de derecho, era un estado de chueco, de cohecho. Bueno, se ha llegado a decir que era un narcoestado, ¿ya qué mas? Lo único que quiero es que no sólo se piense en la delincuencia organizada, sino también en la de cuello blanco”, ante los saqueos que hubo de quienes se disfrazaban como empresarios.

¡ Comparte !