Print Friendly, PDF & Email

Ciudad de México. El precio de la tortilla se ha disparado casi 30 por ciento en un año al venderse en el país a un promedio 20 pesos por kilogramo, nivel que puede llegar hasta 23 pesos al cierre de 2021 como consecuencia del aumento en el costo del gas licuado de petróleo y el natural, proyectan productores.

Datos de la Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec) indican que en septiembre del año pasado el kilogramo de tortilla (alimento básico en la dieta de los mexicanos) se ubicaba en 15.5 pesos, lo que significa que en 12 meses se ha incrementado en por lo menos 4.5 pesos.

Homero Lopez, presidente del Consejo Nacional de la Tortilla (CNT), organismo que aglutina a más de 60 mil establecimientos en todo el país, explicó que en el último año, el precio al público se ha incrementado por el encarecimiento de insumos para la producción como la harina y electricidad; a lo que desde la segunda mitad del año se le sumará el impacto del alza del precio del gas.

Al tema del gas, apuntó el presidente del CNT, hay que sumarle que a finales de año las grandes empresas harineras como Maseca y Minsa suelen hacer ajustes al costo de ese insumo básico, lo que aumentará la presión.

“El precio de la tortilla ha subido como nunca en la historia; en los tres primeros años de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador lo ha hecho entre 6 y 7 pesos y aún nos faltan tres años. Este gobierno se llevará las palmas de oro con el encarecimiento de la torrilla, cerrará con un aumento de al menos 10 pesos”, advirtió López.

En los siguientes meses, dijo, habrá que poner especial atención al tema del gas natural, pues es un insumo clave para las tortillerías y no faltarán los especuladores.

Al respecto, Juan Carlos Anaya, director general del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA), resaltó que el invierno, principalmente en Estados Unidos, provocará que los precios internacionales del petróleo y gas continúen al alza, lo que impactará directamente en las tortillas, pues entre 40 y 50 por ciento del costo de producción de las tortillas depende del combustible.

“A inicios de año vimos un fuerte incremento en el precio internacional del maíz, lo cual impactó en el costo del kilogramo de tortillas en México; por ahora ese ya no es problema, pues se vienen las cosechas de EU y México; sin embargo, la vista está ahora en el tema del gas, pues puede provocar un nuevo aumento, y recordemos que históricamente cuando las tortillas suben de precio, ya no vuelven a bajar.”

Anaya resaltó que el aumento en el precio de las tortillas ha sido un factor importante en los altos niveles de inflación que presenta el país; además de que se trata de un encarecimiento que afecta principalmente a las personas de más bajos ingresos, que son las que más consumen este alimento. “Este es un tema que preocupa y afecta a millones de familias en el país”.

¡ Comparte !