CIUDAD DE MÉXICO.- Manifestantes incendiaron vehículos, una oficina del gobierno y casillas de peaje en el norte de México, además de bloquear vías del ferrocarril, durante una protesta por los pagos de agua a Estados Unidos bajo un convenio binacional.

México se ha atrasado en el pago de agua que debe enviar hacia el norte desde sus diques bajo un tratado de 1944, pero los agricultores del estado de Chihuahua quieren el agua para sus propios cultivos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo el jueves que las protestas eran alentadas por políticos opositores para sus propios fines y aseguró que hay agua suficiente para todos.

“Están aprovechando algunos, ahora sí, para llevar agua a su molino … políticos de la oposición, en este caso políticos del Partido Acción Nacional”, dijo López Obrador.

Los manifestantes quemaron una patrulla de la Comisión Estatal de Seguridad y la caseta de peaje en Camargo mientras los usuarios de los distritos de Riego se manifestaban para exigir el cierre de las presas.

En Delicias se incendiaron cinco vehículos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), las oficinas de la Comisión Nacional del Agua y el edificio del SAT.    

El gobernador del estado, Javier Corral, dijo que los responsables de los incidentes no quedarán impunes y argumentó que el problema tiene como origen la inequidad en el reparto de los pagos y el “manejo errático” y la corrupción en el seno de la Comisión Nacional del Agua que “ha transmitido al presidente información falsa o al menos inexacta” y permite lo que llamó “aguachicoleo”, es decir, el robo de agua mediante el tendido de redes que riegan superficies no autorizadas.

Las protestas aparentemente estaban centradas en Delicias, Chihuahua, una población cercana a uno de los diques desde donde se suelta el agua hacia el norte. Las fuerzas federales que custodian las compuertas de la represa han chocado últimamente con los manifestantes.

¡ Comparte !