Print Friendly, PDF & Email

Como en la verdulería, debemos checar muy bien antes de elegir

Nada personal | Por Rodríguez Domínguez

Estamos a escasos nueve meses (y un par de días) de que se lleven a cabo las tan anheladas elecciones del 6 de junio en nuestro país. Con el paso de los días, cada vez con mayor frecuencia, se van intensificando las manifestaciones de quienes buscan hacerse de un cargo público, como edil o diputado, en las próximas votaciones. La elección popular es un ejercicio democrático que en nuestro país ha ido cambiando con el paso del tiempo. El triunfo de la izquierda, representa una oportunidad para equilibrar la balanza y, por lo menos en el papel, es el “gran chance” que tiene nuestra sociedad para hacer valer su derecho a realmente ser escuchada.

Muchos ciudadanos y ciudadanas, invierten mucho de su tiempo, dinero y esfuerzo por lograr acceder al poder. Buscan con ahínco una presidencia municipal que le permita dirigir las riendas su sociedad y, de paso, acceder a la administración de los recursos públicos, que me queda claro, a quienes aspiran al cargo, es lo menos que les interesa (sí, como no).

En nuestra región del Papaloapan, como en muchas otras partes de nuestro país, gracias a nuestro folclore tan megadiverso, podemos ver todo tipo de personajes y cuadros políticos; podemos ver los candidatos del pueblo, los que se dicen provenientes directamente de las entrañas del pueblo mismo y se bañan en la idea de que, como provienen del pueblo no robaran las arcas municipales, algo que en muchos casos reales ha resultado falso, por otro lado están los políticos de ‘pedigree’, aquellos que ostentan el apellido, el cual, ellos consideran, es “sinónimo” de gobernanza y resultados, sin embargo, un apellido por si solo, está demostrado que no gana elecciones ni gobierna municipios de forma eficaz. Los hay populistas, quienes consideran que a partir de besos, abrazos, apapachos y “buenas intenciones” ganaran la simpatía del pueblo, están los mesiánicos, personajes que creen que con el solo girar un dedo de su mano, se harán cosas que jamas se habían logrado en su municipio; lograrán bajar recursos a raudales y construirán puentes donde ni siquiera existen ríos, es más, ellos mismos harán los ríos. Estos candidatos terminan comprometiéndose en cosas tan fuera de la realidad que son una verdadera decepción si es que logran la ascensión al poder.

 

Seguramente encontraremos también a los candidatos que considero: los nepotistas, estos son aquellos dirigentes que desean perpetuarse en el cargo a través de un familiar, ya sea en la esposa o en el hermano, estos la verdad es que terminan dando en la madre o incluso hasta en la suegra pues se aferran a dejar en el poder a algún familiar con tal de no perder el ‘ingrato privilegio’ de servir. Por último, pero no por eso menos importantes, encontramos a ‘los locos’, sujetos que no tienen nada que perder que regularmente no tienen ni la más mínima idea ni preparación de lo que implica llevar las riendas de un municipio, sin embargo, se aferran a la candidatura presidencial como si se tratara de ser los reyes de la alegría en un carnaval de pueblo.

 

¡Total! En estas próximas elecciones habrá candidatos de todos colores y sabores y muy probablemente, también los habrá sin colores ni nada. Creo muy personalmente, que esto es lo menos importante al final del día. El punto al que quiero llegar, queridos amigos y compatriotas, es que no importa quien sea el candidato o candidata, debemos poner el foco ¡en el proyecto!

 

La ciudadanía necesita funcionarios con capacidad, con visión y sobre todo con un plan REAL de como materializar los avances que necesitamos como sociedad y como comunidad.

 

Nuestra cuenca del Papaloapan ha sufrido en demasía los estragos de tener malos gobernantes a lo largo de los años. Nuestra región es rica en recursos naturales y humanos que seguramente nos hubieran podido posicionar como una de las regiones más productivas del país, sin embargo, en todos y cada uno de nuestros municipios han desfilado una serie de verdaderos rufianes, que en su mayoría (no digo que todos), no han tenido la capacidad de desarrollar proyectos verdaderamente productivos para todas y todos los habitantes de las municipalidades.

 

Los ciudadanos debemos escuchar a todos, pero debemos confiar nuestro voto a quien traiga las mejores ideas, las más cercanas a la realidad. Debemos analizar que los proyectos que nos ofrecen sean apegados al presupuesto publico del municipio actualmente, les pido de una manera atenta y respetuosa, queridos amigos, no confiar en proyectos elaborados con castillos en el aire, no confién en personas que no pueden explicar con claridad y con conocimiento de causa, cómo le van a hacer para mejorar las condiciones de vida de los vecinos de nuestro municipio.

 

Los gobiernos municipales deben tener liderazgos capacitados, ser cada vez más transparentes, gobiernos abiertos a la participación ciudadana responsable, buscar modelos autosustentables y que generen una sinergia de desarrollo y sobre todo que tengan esa cercanía verdadera con las necesidades de la gente para buscar obras y acciones encaminadas en mejorar el día a día de sus gobernados. Basta de promesas, de utopías y discursos basados en ‘buenas intenciones’ que generalmente están vacíos y sin fundamentos. Queridos amigos, debemos hacer valer el poder de nuestro voto el 06 de junio del 2021.

 

gdjrd88@gmail.com

 

¡ Comparte !