Print Friendly, PDF & Email

Editorial

Se vienen tiempos de guerra política en el Estado, el proceso electoral está más cerca de lo que parece y en tiempos de pandemia, el virus de la discordia está en el aire y no hay mascarilla que filtre los embates de los que ya se disputan el poder y el respaldo político del gobernante en turno. Tampoco hay escudo que proteja del fuego amigo y este es abundante en la 4T donde nadie quiere soltar el hueso y tienden ya sus redes de poder para lo que se avecina.

La Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas (CEAPP), se ha convertido ahora mismo en el botín disputado, pero también en el termómetro que medirá el clima político. Y es que una cartera tan desgastada y desprestigiada como la CEAPP, que a la fecha es criticada y no goza de la confianza del propio gremio al que defiende, es sin embargo la plataforma de despegue, es la prueba de músculo político que pretenden proyectar quienes se disputan la gracia del Gobernador y los amarres en su partido para los próximos comicios y por supuesto, la posterior sucesión.

Miente quien diga que la CEAPP no es un bolso de dinero abierto y tentador para quienes quieran meter la mano en él; miente porque es un hecho que los beneficios, la protección y hasta los cursos y certificaciones al vapor para reporteros empíricos, han significado la justificación de un presupuesto desperdiciado, donde los amigos de la Comisión y los mismos miembros se han favorecido asignándose cursos y talleres que en nada han mejorado la preparación y el desempeño de la prensa veracruzana.

En protección de periodistas agredidos ni se diga, si no fuera por las ONG’S y el Mecanismo Federal, ni nos enterábamos de los muchos atropellos que sufren los periodistas. En resumen, la CEAPP se hunde desde su fundación y se ha mantenido a flote con tremendas vejigas para nadar. Y ni se diga de los recursos para visita y seguimiento de agresiones a periodistas que han sido y siguen siendo utilizados por los mismos miembros de la CEAPP para recorrer el estado con gastos pagados y algunos hasta haciendo campaña para escalar en la estructura del organismo.

Con firmas conseguidas a base de engaños algunos pretenden sorprender al Gobernador haciéndole creer que traen mayorías, cuando es más que evidente que el tema es meramente político.

Nadie apuesta por un cambio, nadie propone una reestructuración de forma y fondo, la mayoría apuesta a conseguir una beca por 4 años, levantar la mano y cobrar; bien lo decía la periodista Norma Trujillo en la mañana, “Sí todos los aspirantes a integrar la Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas (CEAPP) hubieran exigido justicia desde el 2012 y no se hubieran burlado de quienes salimos a manifestarnos, los asesinatos de periodistas ya hubieran disminuido. No fue así, porque quienes ahora pretenden el cargo fueron servidores de ese gobierno criminal y del que le siguió. Les interesa el cargo remunerado como hasta hoy lo han hecho sus integrantes, pero no la protección y seguridad de los periodistas en riesgo.”

Y precisamente la CEAPP está en medio de la discordia de dos funcionarios que juegan un pulso para ver quién controla más carteras dentro de la estructura de gobierno. En nada abona al bienestar de los veracruzanos una lucha interna de poderes.

Mucho menos cambiará la situación de seguridad para periodistas y la entidad, que uno de los dos consiga más posiciones e incluso se perfile a la sucesión de Cuitláhuac García. Sin embargo, esa lucha de poderes que se ha desatado entre dos bandos, ha puesto también en discordia al gremio periodístico, pues desde hace semanas los ataques y descalificaciones no paran.

Eric Cisneros Burgos hombre cercano al Gobernador y Juan Javier Gómez Cazarín amigo de Cuitláhuac, son los hombres del poder. Sin duda alguna Cisneros ha mostrado y hecho su voluntad al acomodar a su gente en la mayoría de las dependencias, queda claro su peso político, que lejos de sumarle al Gobernador, le resta, pues el hombre de las políticas de gobierno, más allá de conciliar, incita a la guerra.

Por su parte Cazarín, se ha mantenido prudente, acatando las órdenes de Cuitláhuac, sacando los encargos, y pareciera que Eric le lleva ventaja en eso de acaparar posiciones, sin embargo, la prudencia no significa debilidad. Sus temas políticos deberían estar separados de los asuntos de la CEAPP, pero siendo honestos, ellos son los que deciden.

FOTO (Archivo): Miguel Ángel Carmona

¡ Comparte !