Print Friendly, PDF & Email

Cuál es la verdad tras el berrinche de Jorge Alberto Montiel Ponce ante la entrada en operación de camionetas Mercedes Benz, para prestar el servicio de transporte urbano en Minatitlán.

Primordialmente su filiación panista, y su alianza con los Yunes.

Detrás de Jorge Alberto Montiel Ponce se encuentra la familia Yunes, quienes a través del sedicente “líder de taxistas”, atacan al gobierno de Cuitláhuac García Jiménez, interponiendo demandas para la obtención de concesiones para un servicio colectivo, modalidad que no existe en el estado de Veracruz.

Jorge Alberto Montiel Ponce, un panista que se ostenta como líder de taxistas (él no tiene taxi) haciendo de su modus vivendi, la “gestión” de trámites para conductores y concesionarios de taxis, a quienes sangra para los viáticos, las copias, la mochada, los tacos y todo lo que se le ocurra, con el cuento de viajar a la capital del estado para solucionarle los problemas.

Y es en las delegaciones de tránsito de Cosoleacaque, Minatitlán y Coatzacoalcos, donde ha creado sus cotos de poder, a través de la intimidación a los delegados con la amenaza de presentar denuncias ante el área de asuntos internos de la dirección de tránsito y transporte, o manifestaciones con un grupúsculo de incondicionales quienes a cambio unas monedas aceptan participar de los arguendes de Montiel Ponce.

La otra razón no menos importante es que con la puesta en marcha de la renovación de unidades del transporte público en la petrolera ciudad, se viene por tierra el mega fraude que habría realizado con la venta de concesiones servicio público, a través de su fraudulenta sociedad que bautizó en redes sociales como “Sociedad Cooperativa de transporte colectivo del área metropolitana Minatitlán Veracruz”, y a través de la cual ha sorprendido a innumerables ciudadanos a quienes pide de 30 a 50 mil pesos por una “concesión de camioneta Van”.

Su modus operandi consiste en presentar una serie de documentos de demandas ante el tribunal de justicia administrativa en las que asegura, jura y perjura que ya existe una sentencia a su favor pero no se ha cumplimentado, y que una vez que se concrete, entregaría las concesiones a sus respectivos “socios” quienes ya cansados de tantas largas, alistan en algunos casos, denuncias en contra de Jorge Alberto Montiel, quien también usurpa la profesión de abogado, ostentándose como tal ante las dependencias de gobierno.

Los antecedentes más recientes de Jorge Alberto Montiel Ponce, establecen que en 2018 pacta con su líder Miguel Ángel Yunes Márquez la dirección de transporte público estatal, a cambio de operarle el tema electoral con las organizaciones taxistas del sur del estado, sumándose a la campaña como coordinador de campaña en el sur de la entidad.

Sin embargo, y tras el descalabro de Yunes Márquez, el “toro” como también es conocido Montiel Ponce, vio destrozada sus aspiraciones por convertirse en funcionario estatal de la dirección de transporte, y se esfumó renegando incluso de sus aliados panistas, intentando buscar algún vínculo con militantes morenistas, ofreciendo el respaldo de organizaciones de taxis en la región sur, a pesar de que el “líder de taxistas”, no tiene ningún taxis en circulación, ni conduce ninguna unidad del servicio taxi.

Al no encontrar cabida en la zona sur con ningún grupo morenista, Montiel Ponce decide buscar “asesoría” en la capital del estado, y es cuando se relaciona con Tomás Marín dirigente de la Federación Veracruzana de transportistas en la capital del estado, quien es la principal influencia de Jorge Montiel para crear su propia modalidad en el sur del estado, particularmente en Minatitlán.

A partir ahí el “Toro” ha desarrollado todo un tinglado para engañar a ingenuos ciudadanos y los habitantes de Minatitlán, con la idea de la puesta en marcha de una modalidad de servicios colectivos a través de camionetas “Van” exigiendo cuotas y “adelantos”, para mantener su membresía en la cooperativa y el derecho a la asignación de una concesión que nunca llegará.

Así ha operado este malandrín de siete suelas durante cuatro años, engañando a quienes siguen esperando su concesión a través de supuestos amparos y sentencias a su favor, pero sobre todo con fotografías de camionetas “van” a las cuales con un fotomontaje les sobrepone el nombre de su inexistente sociedad cooperativa, a fin de poder seguir exigiendo las cuotas y mochadas para sus viáticos y los gastos de su representante en la ciudad de Xalapa.

Montiel Ponce también ha desfilado por cada una de las concesionarias de autos, para presentar el proyecto de camionetas van, y solicitarles una presentación de ese tipo de unidades a cada distribuidor, convocando a “sus socios” para que puedan conocerlas, y que continúen creyendo en el proyecto por supuesto aportando sus cuotas.

Todo lo anterior, es la verdad tras el berrinche que Jorge Alberto Montiel Ponce ha hecho ante el anuncio y puesta en marcha de las nueva unidades Sprinter Pasajeras Mercedes Benz, la cual ha intentado hacer creer que se trata de una nueva línea de transporte, por lo que los transportistas del sur salieron al paso para desmentirlo y aclarar que se trata de la renovación de unidades de las rutas cuyas concesiones se tienen desde hace más de dos décadas, y que, debido a la situación económica, se había dejado de prestar el servicio; dijeron también que estas nueva unidades superan los estándares de calidad que la autoridad en el transporte exige.

Los transportistas del sur coinciden en señalar que actualmente cuentan con la compresión de las autoridades actuales, y sobre todo las facilidades para enfrentar esta crisis, y ellos les ha permitido asumir esta millonaria inversión, que servirá para eficientar el servicio de transporte urbano y brindar a los habitantes de Minatitlán un servicio de calidad.

¡ Comparte !