Mayoría de la droga se produce en suelo mexicano, dice Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional; anuncia estrategia sobre opioides

San José. – El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS por sus siglas en inglés) “expandirá agresivamente” la presencia de sus agentes de investigación criminal transnacional en México en 2024 para impedir que en suelo mexicano se fabrique fentanilo, se trafique al mercado estadounidense y se complete una red mafiosa que empieza en China con el contrabando de precursores químicos a América y obtiene ganancias multimillonarias.

El anuncio fue hecho ayer por el Departamento de Estado de EU al difundir la “Estrategia para Combatir los Opioides Ilícitos”, elaborada por la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI por sus siglas en inglés) del DHS y de la que EL UNIVERSAL tiene una copia completa.

Al confirmar que oficiales y fiscales “asignados” a sus Unidades de Investigación Criminal Transnacional (TCIU por sus siglas en inglés) en México están “desplegados en lugares de todo el país para promover investigaciones de alto perfil apuntando a los cárteles mexicanos y otras organizaciones del crimen transnacional”, reveló los proyectos para expandirse en esa nación

En el año fiscal 2025 (primero de octubre de 2024 a 30 de septiembre de 2025) HSI México expandirá agresivamente las TCIU de México e implementará varios cambios operativos para mejorar su productividad y centrarse en la fabricación ilícita de opioides”, informó, sin dar números de oficiales y fiscales que sería enviados a suelo mexicano en esa agresiva maniobra.

“El TCIU de HSI México es un activo clave en la lucha contra los opioides ilícitos destinados a comunidades estadounidenses”, puntualizó.

HSI “logrará” sus metas contra el fentanilo con “su sólida presencia internacional, que representa la mayor presencia investigativa de todos los componentes del DHS y comprende cientos de agentes especiales y servicio exterior e investigadores nacionales asignados estratégicamente a 91 oficinas en 54 países”, señaló la Estrategia.

Al destacar que “promueve” un plan del presidente de EU, Joe Biden, “para poner fin a la epidemia de sobredosis”, ratificó un elemento que, al recrudecer el conflicto por el creciente tráfico del opiode en 2022 y 2023, incomodó al gobierno del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, por el involucramiento mexicano en el mortal fenómeno.

“La mayoría del fentanilo que causa estragos en los estadounidenses es producido en México”, reiteró.

La reiteración de la denuncia ocurrió cuatro días después de que el narcotraficante mexicano Ovidio Guzmán López, alias “El Ratón”, hijo del narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán y uno de los líderes del Cártel de Sinaloa, fue extraditado el 15 de este mes por México a EU, que le acusó de ser el rey del tráfico de fentanilo al mercado estadounidense.

El Departamento de Justicia de EU informó el 23 de junio anterior que, como “opioide sintético altamente adictivo que es 50 veces más potente que la heroína y 100 veces más fuerte que la morfina”, el fentanilo y sus análogos “han devastado comunidades en todo” EU y “están alimentando” una “continua epidemia” de sobredosis que “mataron” a unos 110 mil estadounidenses en 2022.

Las rutas

La Estrategia recalcó que “actualmente, la mayoría de los opioides ilícitos vendidos en EU se hacen con productos precursores químicos originarios de China que no entran en EU. Más bien, son transportados a través de una red de rutas terrestres y marítimas a México y Centroamérica, finalmente aterrizando en manos de organizaciones criminales mexicanas”.

En la actualidad, prosiguió, “los cárteles mexicanos generalmente se abastecen de productos químicos utilizados en la producción de medicamentos de Asia. Sin embargo, hay indicaciones de que ciertos productos químicos clave se originan en EU”.

“Para contrarrestar esta tendencia”, advirtió, HSI creará un proyecto de divulgación de la industria química “para involucrar proactivamente (…) a empresas exportadoras (de EU) de precursores de productos químicos lícitos a México y Centroamérica”.

El propósito es alertar al sector privado sobre empresas “de bandera roja” con “indicadores” de que están participando en el mercado junto a “malos actores”, anunció.

Tras indicar que “en muchos casos, los precursores químicos se envían a través de transportistas legítimos que tampoco son controlados ni en el país de origen ni el de destino”, describió que es una “compleja explotación del comercio legítimo y de las redes marítimas” que mostró la importancia de indagar a las “cadenas internacionales de suministros usadas por los cárteles mexicanos para opioides sintéticos ilícitos”.

El DHS planteó que la nueva iniciativa diseñó “un enfoque impulsado por la información de inteligencia para desbaratar y desarticular las organizaciones delictivas transnacionales y mantener las sustancias peligrosas, como el fentanilo ilícito, fuera de las calles de EU”.

Entre sus principales factores, la Estrategia definió cuatro objetivos: por un lado, reducir la oferta internacional de opioides ilícitos, y, por el otro, la nacional, así como atacar a los facilitadores del tráfico ilícito de opioides —finanzas ilícitas, ciberdelincuencia y contrabando de armas— y realizar “actividades de sensibilización con el sector privado”.

El contrabando de armas de fuego de EU a México “proporciona un mecanismo para que los cárteles amenacen la ley mexicana” en los esfuerzos “para combatir la producción de opioides ilícitos”, indicó.

Uno ingrediente central será el blanqueo o legitimación (“lavado) de dinero, con el respaldo a las “investigaciones financieras específicas de la región fronteriza suroeste (de EU) y México a través de programas existentes y nuevas Iniciativas que identificarán y se dirigirán a redes de contrabando de efectivo a granel”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *